Los aceites y las grasas (visibles o de depósito) constituyen un 98% de los lípidos totales de la dieta