La formación y capacitación de los empleados del Estado ocupa sitio de
preferencia dentro de los procesos de gestión del talento humano, por las
incidencias positivas que las mismas tienen para el servidor y para la
administración pública.