La sociedad de la información, la Internet, la globalización y la movilidad estudiantil nos hacen cambiar e innovar constantemente los modelos educativos tradicionales donde un profesor era casi el dueño del conocimiento y su labor consistía en transmitir ese conocimiento a quienes eran sus alumnos. Ahora debemos establecer nuevos paradigmas educativos y proponer modelos que permitan mejorar la calidad de la educación superior, utilizando otros recursos y nuevas herramientas. Por lo que es de vital importancia contar además con modelos pedagógicos que den respuesta a las demandas sociales, caracterizadas por la influencia y el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).